Ya son cinco años a piñón fijo

Muchas veces me habéis preguntado: ¿Por qué piñón fijo? ¿por qué una geometría de pista para andar por el monte? ¿Por qué unas gomas gordas que pesan más que el resto de la bici?

Seguro que Aimar Fraga puede responder esto mejor que yo, pero os puedo dar algunas razones, la principal es la diversión, la alegría que siento al montar en una bici hermosa, que me sienta como un guante y que transmite todas las sensaciones que una bicicleta te puede transmitir. También está el mantenimiento, en cinco años y ocho mil kilómetros no he tenido un pinchazo ni una sola avería más allá de hinchar las ruedas o limpiar la cadena. Por último, la combinación de titanio y ruedas gordas da confort pues absorbe las vibraciones y los baches.
Creo que a la Rossellini le queda mucha vida por delante. Mirad qué hermosa esta en el día de su cumpleaños.
Javier Cuervo

image

Carta abierta a Papá Aimar

Querido Papá Aimar,

A Javier se le ha metido en la cabeza equiparme, o algo así. Cierto es que hacemos trece kilómetros al día para ir a Boadilla y otros tantos de vuelta por caminos y senderos.

Te pido ayuda porque mi elegancia anda en juego y ya son casi cinco años y cinco mil kilómetros de vida los que tiene una encima como para que la vistan de fulana, o aún peor, de perroflauta.

Anda pensando en un porta bidones, un timbre y lo peor, un porta maletas…. En este cuerpo serrano no se le ocurre otra cosa que poner un porta maletas.

20130916-215125.jpg
Vaya por delante que como a alguien se le ocurra meterme un taladro o peor aún, un punto de soldadura para amarrar me un transportín lo capo.

Javier tiene un par de alforjas negras que llevan un cierre automático y el interior duro que no son del todo feas. Quiero pedirte ayuda, hombre, si me pudieras hacer tu las piezas… Pues mejor pero si no que le recomiendes algo coherente.

Un abrazo,
Tu querida Rossellini

Primavera al fin

image

Nunca llueve eternamente
Eric Raven en El Cuervo

Mi último viaje fue sobre el hielo a través de la niebla,
hoy piso charcos bajo el sol.
Hierba fresca y pequeñas gotas alfombran mi paso,
el frescor de la mañana despierta pequeñas violetas rosas sobre los almendros,
palomas, cigüeñas y pitos reales saludan mi paso,
todos repiten al unísono:
Primavera al fin.